Páginas vistas en total

jueves, 17 de octubre de 2013

Miradas evasivas

Es curioso como nos gusta meter el dedo en nuestra propia llaga.
El ser humano tiene por defecto la capacidad de intentar conocer todo aquello del pasado que le puede dañar. Esa capacidad de echar sal a su herida. 
Y yo no soy esa excepción.